BOSQUES NUBOSOS Y YUNGAS EN PELIGRO Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

Todos los esfuerzos que actualmente se están realizando para detener la pérdida de la biodiversidad podrían ser infructuosos ante el cambio climático global, considerado como una seria amenaza para los ecosistemas más vulnerables como los bosques nubosos o yungas.

Por Prof. Norberto Ovando  


 

Características 

La presencia frecuente de nubes o neblina es probablemente la característica más sobresaliente de estos ecosistemas tropicales y subtropicales. 

Por esta razón se los llama bosques nubosos, nublados, de niebla o nubiselvas. En Argentina y Bolivia tambien se los denomina “selva de montaña de las yungas”. 

Las selvas de montaña nubladas concentran una variedad de microclimas, comunidades naturales y especies de plantas y animales únicos. 

Los bosques nubosos ofrecen servicios ambientales irremplazables a la sociedad debido a su diversidad ecosistémica, a su gran variedad de flora y fauna, como proveedores de agua dulce o como fuente de recursos naturales. 

A pesar de su fragilidad, los bosques de niebla han mantenido gran parte de su biodiversidad. 
 
 

Impactos sobre las selvas nubosas


 

Aproximadamente en América Latina ocupan una superficie de 23 millones de hectáreas, que año a año se van perdiendo debido a la presión que sufren por la tala legal e ilegal para convertir las tierras en campos de cultivo, de pastoreo o explotaciones industriales. 

A esta presión se le está sumando la pérdida de humedad debido al cambio climático mundial que están valorando los Investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid -UPM-. 

Del estudio se desprende que al ser ecosistemas frágiles, cualquier cambio en las condiciones ambientales puede afectar negativamente al ecosistema.

Los cambios en el medio ambiente físico y la biota tienen notables efectos en la composición, la recuperación y la productividad de los ecosistemas, así como en el funcionamiento de los sistemas socioeconómicos, en la salud y en el bienestar humano.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.  

Degradación

 

Estudiado la situación actual de la vegetación en el Bosque de Neblina de Cuyas en la provincia de Ayabaca, situada al noreste de la región Piura, en el extremo occidental de la cordillera de los Andes, Perú, los científicos de la UPM han llegado a determinar “que se está produciendo una disminución del número de especies y un excesivo aumento de arbustos, este cambio de especies impiden el desarrollo de los grandes árboles que antes ocupaban toda la zona”.

Para llegar a este resultado, los expertos de la ETSI de Montes de la UPM realizaron un primer análisis donde se comparó la riqueza de especies del arbolado adulto con la riqueza de especies del arbolado joven. Un análisis posterior estudió la dinámica entre dos grupos de especies: un primer grupo, compuesto por especies que necesitan una elevada humedad ambiental para su desarrollo, y otro con especies menos exigentes, que se regeneran bien aunque la humedad ambiental sea menor. El estudio ha comparado la proporción de ambos grupos entre los árboles adultos y los árboles jóvenes.

“En los resultados del primer análisis se observó que muchas especies de árboles que antes aparecían por toda el área boscosa, ahora sólo encuentran zonas adecuadas para su desarrollo en terrenos más interiores del bosque (las zonas más refugiadas)”.

“En el segundo análisis, se observó que las especies que necesitan más humedad tan solo están regenerándose en las zonas del bosque donde hay pequeños valles, por donde transcurren cursos de agua constantemente, o en las zonas de mayor altitud, donde la temperatura es menor y la humedad mayor”.

Disminución de la humedad

“Todo parece indicar que la razón por la que estos dos fenómenos están sucediendo de forma simultánea es que las condiciones de elevada humedad, esenciales para que existan los bosques de niebla, han disminuido. El grado de humedad que antes había en todo el bosque ahora sólo se mantiene en el interior y cerca de las zonas por donde transcurren riachuelos, de ahí que los árboles se refugien en las zonas interiores y más húmedas del bosque. Asimismo, estudios recientes han demostrado que ha aumentado la altitud a la que aparece el cinturón de nubes en los Andes, y las especies con mayores requerimientos de humedad “siguen” a las nubes hacia zonas más altas, donde encuentran las condiciones adecuadas para su desarrollo”.

“Si la extensión del bosque no es suficientemente elevada, muchas especies ya no se regenerarán, y si las condiciones climáticas cambian, los bosques tal y como hoy los conocemos no se podrán adecuar a las nuevas condiciones y darán paso a un bosque más degradado”.

La Unión Mundial para la Naturaleza -UICN-, a través de programas y proyectos concretos está trabajando  para la conservación de la biodiversidad y el manejo sostenible de los bosques nubosos en América Latina. 

Conclusión 

Es necesario identificar y controlar las causas por las que se están degradando las áreas boscosas y  trabajar para lograr la recuperación de la vegetación natural y aumentar la viabilidad del ecosistema yungueño a largo plazo. 

El Gobierno debe desarrollar campañas de concientización y sensibilización a nivel local y regional sobre los valores del eco región de las Yungas utilizando los medios de comunicación masiva.

Se debe intensificar el conocimiento de los responsables en regular y tomar las decisiones sobre el manejo de los ecosistemas boscosos.

 

                      Prof. Norberto Ovando  

 Vicepresidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales - AAPN -
   Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN.
                Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP - 
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy