¡ BRUJA !.. Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

PALO SANTO, AQUELLA MALA MUJER Y AQUEL PERRO PEQUEÑO QUE ARROJARON AL AGUA...

 

 

 

 

          Eran las once y media de la noche, de aquel día 19 de abril del año 2.006… y una suave brisa del norte se desplazaba por nuestras calles tropicales de Palo Santo…

          La luna era apenas un disco pálido que alumbraba solo muy levemente la negrura del cielo palosanteño...    

            Muchos pájaros (la mayoría negros) dormían en los árboles de la plaza,… y Doña Obdulia acaba de cerrar su negocio, casi al mismo tiempo en que uno de los mas conocidos curanderos del Pueblo despedía a sus últimos clientes, porque “ya era tarde”, según dijo…

           Una parejita de adolescentes se abrazaban y besaban en un banco de la avenida “2 de Abril”,… en los mismos instantes en que el último colectivo acababa de pasar rumbo a “Formosa Capital”…

           Un poco más al sur, mas precisamente, en la esquina, una chica delgadita, rubia y pecosa esperaba para una fallida cita con un chico que nunca vendría…

           Y en la calle Felipe Michelli, los focos de alguno que otro vehículo automotor alumbraban de vez en cuando la superficie polvorienta del suelo, mientras que el maullido incesante de los gatos en celo se escuchaba desde la lejanía, entre los viejos y grices   techos de zinc…

 

 

LADRIDOS Y GEMIDOS

 

 

           Fue mas o menos a esa hora, cuando en la calle Córdoba comenzaron a escucharse los gemidos tristes y casi desesperados de un pequeño perro, muy cachorrito…

           Tendría algo así como dos meses y medio de edad, era de color marrón oscuro y… ¡pobrecito!... muy pequeñito de tamaño, y en sus ojos se notaba un terrible miedo…     

            Manos desconocidas, y personas (si se las quiere llamar así) totalmente desalmadas, lo habían tirado allí, en medio de la oscuridad, para que muriera o, al menos, para “liberarse” de él…  

         A muchas cuadras de ese lugar, su madre (la madre del cachorro) lo buscaba, también desesperdamente, olfateando el patio de una casa, las habitaciones,… y aún los matorrales que la circundaban,… pero nunca lo encontraría, porque a su hijo lo habían llevado muy lejos… Después lanzó un prolongado aullido de tristeza y se quedó inmóvil y solitaria, durante bastante tiempo, sin saber qué hacer,… mirando al cielo estrellado del trópico, mas o menos en la dirección donde está la constelación de Orión…

           El cachorrito abandonado en la calle Córdoba, asustado, buscó refugio junto a algunos plantines, al costado de una vereda… y comenzó a lanzar unos pequeños ladridos y gemidos pidiendo auxilio…

 

 

ASPECTO DE BRUJA

 

 

           La primera en escuchar los débiles ladridos del pequeño e indefenso perro fue una mujer con olor a tabaco y con aspecto de bruja, aparentemente la dueña de la casa en cuya vereda se encontraba el animal…

           Era una mujer gorda, fea, cabello negro, ligeramente canoso, y como de cincuenta años de edad, mas o menos… Vestía ropa de “jean” un tanto gastado… y sus ojos oscuros, más bien pequeños y un tanto “achinados” poseían una inconfundible y casi terrorífica  expresión de maldad…

            Los rasgos de su rostro eran duros y fríos… y la crueldad se dibujaba en los mismos…

           La señora (si se la puede llamar así) se encontraba mirando televisión cuando comenzaron  a escucharse los gemidos del pequeño perro,… gemidos que eran algo así como una súplica pidiendo auxilio… Pero en ella, el pedido de auxilio solamente pareció incrementar más aún la expresión de odio que anidaba en su mirada…

           Bajó el volumen de su televisor, se levantó y caminó hacia el frente de su casa (hacia la vereda). Una vez en la misma, los ojos de la bruja observaron “como con asco” al inocente e indefenso animal, se agachó, lo tomó ferozmente de una de las patas traseras… lo levantó, cruzó la calle oscura, y dirigiéndose a una profunda alcantarilla llena de agua que se encontraba al otro costado de la calle, lo arrojó al pozo, “para que se ahogara”, pensó…

 

 

A LA MISMA HORA

 

 

            Pero, a la misma hora en que la mujer gorda, fea y de ojos “achinados” escuchó los primeros ladridos del pequeño animalito, unos cuarenta metros mas al oeste, otra mujer, delgada, relativamente joven y de cabellos castaños, alcanzó a oír también los débiles gritos del cachorrito abandonado…

           Y esta otra mujer igualmente se levantó, caminó hasta otra vereda,… (la de su casa), y trató de escuchar con más atención… Finalmente cuando tuvo la casi certeza de que los débiles ladridos provenían  de un animal cruelmente abandonado, lo llamó a su marido para que “fuera a ver de qué se trataba”…

           El marido, con una “linterna” en la mano, se dirigió, en medio de la oscuridad, hacia el lugar de donde procedían los gemidos.  Y cuando la mujer de ojos crueles arrojaba el perrito a la profunda alcantarilla con agua, para que se ahogara, al hombre le faltaban apenas unos veinte metros para llegar al  sitio donde esto ocurría…

Alcanzó a ver a la “bruja”, notando que había algo así como un “brillo maligno” en la mirada de la mala mujer,… y también vió al perro, justo cuando ésta lo tiraba por el aire, desde unos dos metros de distancia para que cayera y muriera en lo profundo del agua…

Entonces él apuró el paso. Cuando llegó a la orilla, el indefenso perro aún estaba vivo, aunque muy “empapado”, mojado y con frío. No había muerto aún y podía salvarse…

 Lo sacó de allí, lo secó un poco, lo envolvió en su propia camisa y luego lo llevó a su casa…

 

 

                                      ESTABA SALVO

 

 

Mientras tanto, la mujer fea, gorda y de ojos crueles ya no estaba en el lugar… Porque había regresado a su vivienda donde seguía mirando televisión…

Un rato después, la mencionada mujer (la que tenía aspecto de bruja) se acostó a descansar… ocultando su cuerpo debajo de algunas sábanas blancas…  En la pared ubicada junto a la cabecera de su cama, hipócritamente había colgado un “crucifijo” (que parecía llorar)  y un poco más a la derecha se encontraban las fotos de algunos de sus antepasados… Se acordó del perro,… lo imaginó muerto ya, mas  ni siquiera sintió remordimientos por la reciente maldad de su conducta.

 En esos mismos instantes, pero en la otra casa vecina y cuarenta metros más al oeste, el marido de la mujer relativamente joven y de cabellos castaños, también estaba a punto de acostarse a dormir. Pero antes de hacerlo, lo revisó al pequeño perro que había rescatado del agua… y lo acomodó en una “cuchita” para que no pasara frío… Y acordándose de la mala y perversa vecina, exclamó “¡ bruja !...”

 Luego se durmió…

 Un rato después y ya cuando todo había sido invadido por el sueño, el grito de varias lechuzas, acompañado por un coro de gatos en celo, se volvió a escuchar entre los techos grises de nuestro Pueblo, como suele ocurrir casi  siempre, en las noches del otoño palosanteño…

También, en el domicilio de su salvador, el pequeño perro dormía y, aunque se lo notaba dolorido y un poco “rengo”, estaba relativamente bien.

Se había salvado…

Era un 19 de abril,… en tiempos de otoño,… del año 2.006, aquí en Palo Santo, un Pueblo ubicado en el extremo norte del gran País de los Argentinos…

 

                                                  Ramón M. Godoy

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy