¿QUÉ VA A PASAR CUANDO YO NO ESTÉ?... PREOCUPACIONES,… TRISTEZAS… Y ALGO MÁS… ANOCHE ME COSTÓ UN POCO DORMIRME,… MIRÉ POR LA VENTANA A LO LEJOS Y… Imprimir

¿QUÉ VA A PASAR CUANDO YO NO ESTÉ?... PREOCUPACIONES,… TRISTEZAS… Y ALGO MÁS… ANOCHE ME COSTÓ UN POCO DORMIRME,… MIRÉ POR LA VENTANA A LO LEJOS Y…

.

.

Anoche me costó un poco dormirme,… me puse a pensar tantas cosas,… a recordar tantas cosas… y a reflexionar sobre las incertidumbres de mi existencia…

.

Me levanté,… a través de la ventana, miré hacia lo lejos,… la lejana oscuridad,… el vuelo de alguna lechuza,… la sombra de cuatro o cinco caballos más allá del ferrocarril… y las negras siluetas de los viejos eucaliptus…

.

Y después pensé en mí,… o, mejor dicho,… no tanto en mí, sino en lo que pueda suceder después del día en que yo inicie mi viaje final,… hacia el más allá,… hacia la eternidad de Dios,… hacia el “País de las Estrellas”…

.

Tengo, aquí y ahora, bajo mi cuidado, más de setenta perros (algunos en el pueblo y otros en el campo), además de aproximadamente cuarenta gatos, catorce gallos y gallinas, tres patos, una cabra… y nueve caballos… Aunque los perros posiblemente sean más de ochenta, si incluimos una mamá con ocho cachorritos que personas desconocidas abandonaron afuera cuando yo estaba enfermo… y a la que le armé un precario refugio ahí nomás en la vereda…

.

Todos estos animales (absolutamente desprotegidos si yo no estuviera) dependen en este momento de mí para sobrevivir y alimentarse…

.

.

.

¿Qué va a pasar cuando yo no esté?...

.

.

.

En el campo se construyeron ya caniles que albergan a unos treinta perros más o menos… y, de a poco, se estaba intentando ampliar aquello, para albergar por lo menos a los perros que actualmente se encuentran en mi vereda y en la calle (algo que no debería ser, por supuesto), por falta de espacio adecuado…

.

Con muchísimas dificultades, pero algo se iba haciendo…

.

Todo lo anterior depende de mí,… de mi salud… y, por supuesto, de que a mí no me sucede algo que me imposibilite continuar (fallecimiento o enfermedad grave)…

.

Pero, algunos días atrás, tuve algunas “crisis de salud” bastante serias, cuya etapa aguda la superé, gracias a Dios, pero sobre las que aún no tengo un diagnóstico claro y debo hacerme varios estudios para conocer realmente qué pasó,… qué puede o no pasar en adelante… y como es mi situación desde un punto de vista médico…

.

Esto, lo anterior, me motiva a hacerme algunas reflexiones e interrogantes…

.

¿Qué pasaría con todos estos animales que están a mi cargo y dependen de mí, si yo llegara a fallecer?...

.

.

.

¿Quién los cuidaría, alimentaría y todo lo demás?...

.

.

.

¿Quién los cuidaría, alimentaría, etc.?... ¿Quién se haría cargo de ellos?... ¿Quién los adoptaría o asumiría la tarea y el compromiso permanente de cuidarlos, a estos setenta perros, cuarenta gatos, catorce gallos y gallinas… y también a los tres patos, a la cabra y a los nueve caballos?...

.

Y esta última pregunta adquiere especial significación, si recordamos que estamos inmersos en una suerte de “cultura altamente egoísta e individualista”, en la cual, a la mayoría de sus integrantes les importa poco lo que suceda a su alrededor, si tales sucesos no los afectan individualmente y en forma inmediata…

.

Sinceramente no encuentro una respuesta… y esto me preocupa… porque no se puede ignorar totalmente la posibilidad de que, en algunos meses o en algunos años más, el Padre Dios decida llevarme al “País de las Estrellas” (algo que, en algún momento, será inevitable, por supuesto)…

.

Pero, ¿Qué pasará con todos indefensos los animales que queden aquí, una vez que yo no esté más?...

.

.

.

Mientras tanto,… debo tratar de seguir,… y después “Dios dirá”…

.

.

.

Mientras tanto, por supuesto, si la salud me lo permite, trataré de continuar con los trabajos de ampliación de instalaciones en el campo… y después trataré de arreglar y pintar la casa aquí,… mejorando también el frente,… una vez que pueda sacar los perros de la vereda y de la calle…

.

Y, si aún la vida me alcanza para hacerlo, buscar un “secretario” que me ayude un poco en el campo y una “secretaria” para mi casa en el pueblo… De todos modos, para eso,… habría que arreglar mucho aquí,… pinturas, revoque, limpieza, frente, etc. Y además encontrar gente adecuada…

.

Pero,… ¿me irá a alcanzar el tiempo de “vida útil” para todo eso?... Solo Dios lo sabe…

.

De todos modos, me continúan preocupando mucho las cosas que he comentado… y para las cuales no tengo ninguna respuesta que me inspire tranquilidad…

.

Y esto me hizo sentir bastante triste… anoche,… cuando a través de la ventana, me puse a mirar hacia lo lejos,… la lejana oscuridad,… el vuelo de alguna lechuza,… la sombra de cuatro o cinco caballos más allá del ferrocarril… y las negras siluetas de los viejos eucaliptus… y se vinieron a mi mente tantos pensamientos un tanto extraños… y tantos interrogantes a los que ni siquiera yo mismo me puedo contestar;… sobre todo aquello de… “qué va a pasar cuando yo no esté?...

.

Palo Santo, agosto de 2.015.

.

.

Ramón M. Godoy

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy