Menú Principal

Donaciones

Para donar a la Asociación debe comunicarse al teléfono:
+54 (03717) 494100
Palo Santo - Formosa

Usuarios en línea

Tenemos 71 invitados conectado

Noticias

COMUNICADO: SOBRE INCENDIOS Y QUEMAZONES... Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

 

          Desde su aparición en el mundo, la especie humana se encontró siempre íntimamente vinculada con la tierra que habita. En Indoamérica, nuestros antepasados rendían culto a la “Madre Tierra” (la “Pachamama”), como fuente imprescindible de vida. Y hoy, a fines del siglo XX y a comienzos del XXI, proteger la tierra resulta una obligación ineludible, si realmente amamos y respetamos a nuestros hijos y descendientes. Para ello, debemos manejar el suelo de modo tal que las generaciones futuras puedan obtener de éste los mismos recursos que nosotros, gozar de los mismos paisajes, disfrutar y explotar racionalmente los mismos bosques y compartir la naturaleza con los mismos animales silvestres.

 

              Nos permitimos recordar ésto, con motivo de las prolongadas sequías que suelen afectar a amplias regiones de la provincia de Formosa y de la frecuencia con que suelen producirse incendios y “quemazones” de campos que se tornan incontrolables en estas épocas.

 

              La superficie terrestre no es algo estático e inerte, sino que se va desgastando y reconstituyendo permanentemente. El desgaste lo produce la erosión del viento y las lluvias. Pero lo que la erosión va haciendo desaparecer, si es lenta, va siendo reemplazado por nuevas tierras orgánicas que se forman a partir de vegetales (y animales) que, luego de haber cumplido su ciclo biológico, mueren y se transforman   -por acción de bacterias y microorganismos- en humus o “tierra negra”. Más, si la reconstitución del suelo no se produce con la misma rapidez que su desgaste (por que la erosión es muy intensa), la tierra se empobrece y ocurre un proceso de DESERTIFICACIÓN, o sea que lugares fértiles, con el tiempo, van dejando de serlo, perdiendo toda utilidad y desapareciendo casi toda forma de vida.

 

              Y la protección que tiene el suelo contra la  EROSIÓN RÁPIDA E INTENSA  es la VEGETACIÓN (árboles, matorrales, pajonales y/o pastizales). Esta vegetación, ya sea verde, o aún cuando está seca, impide que el viento y la lluvia castiguen y deterioren la tierra desnuda, atenúan la violencia de éstos, atenúan también la posibilidad de inundaciones y aumenta la absorción por parte del suelo, del agua de lluvia.

 

              Por tal motivo, el fuego de los incendios, al eliminar esta protección vegetal, actúa como un factor de desertificación. Además, toda la vegetación que quemamos, transformada en cenizas, es también arrastrada por el aire, con la cual impedimos, en gran parte, que sus restos se asimilen a la tierra.

 

             Igualmente, el humo de las “quemazones” contribuye a incrementar el llamado “efecto invernadero”, es decir, aumenta a largo plazo la temperatura del planeta, provocando catastróficos cambios en el clima y también catastróficos efectos biológicos (plagas, epidemias, mutación de ecosistemas, etc.), como consecuencia de los cambios climáticos, además de otros que resultaría extenso enumerar. Del mismo modo, el AIRE CONTAMINADO CON HUMO compromete seriamente la salud y la vida de humanos y animales que lo respiramos.

 

              Otro aspecto casi terrorífico, en el que generalmente no meditamos, es la casi ilimitada cantidad de animales silvestres que mueren  (QUEMADOS VIVOS), así como sus nidos, sus huevos y sus crías. Se destruyen, en fin, todas las formas de vida animada, muchos de ellos recién nacidos que por diversas circunstancias, no pueden huir rápidamente.

 

            Por todo esto, si bien, después de una “quemazón”, se observan “pasturas verdes”, ello no significa que a largo plazo el resultado sea favorable, sino que, por el contrario, al alterar diversos ciclos naturales y biológicos, destruimos la tierra y todo lo que ésta nos ofrece para la vida y destruimos la fertilidad del territorio que habitarán nuestros hijos y descendientes.

 

               No olvidemos nunca que los incendios y “quemazones” son una expresión de atraso y que, mientras más desarrollado es un pueblo, mayor es el cuidado que pone en la preservación de la naturaleza.

 

              Por todo ello, la Asociación “P. U. M. HA.”  (Por un Mundo Habitable), desde Palo Santo, en el corazón de la provincia de Formosa, se dirige al pueblo, especialmente a los habitantes rurales, recordando la plena vigencia de la Ley Nacional 13.273 y Provincial 488 exhortando a adoptar medidas de precaución que eviten “INCENDIOS DE CAMPOS” y a colaborar con la Dirección de Bosques, así como con la Policía, Bomberos y/u otros organismos de seguridad en la prevención y extinción de los mismos.

 

           Ojalá que, Pueblo y Gobierno mancomunados, logremos erradicar este verdadero flagelo que azota a Formosa en épocas de sequía.

 

Y QUIERA DIOS QUE, EN VEZ DE TERMINAR CON LA VIDA, TERMINEMOS CON EL FUEGO.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy
 

Encuesta

¿Cómo Contribuyes Tú en el Cuidado del Medio Ambiente?