Menú Principal

Donaciones

Para donar a la Asociación debe comunicarse al teléfono:
+54 (03717) 494100
Palo Santo - Formosa

Usuarios en línea

Tenemos 81 invitados conectado

Noticias

GENOCIDIO AMBIENTAL EN FORMOSA Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

¿TRES MILLONES DE HECTÁREAS MAS SERÁN DESMONTADAS EN FORMOSA

como consecuencia del proyecto de ordenamiento territorial de los  bosques nativos?...

La presente es copia textual de la nota enviada por la Asociación PUMHA al Sr. Subsecretario de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental de Formosa, referida al Proyecto de Ordenamiento Provincial de los Bosques Nativos Formoseños

  

  

  

 ASOCIACION P U M H A

  

                          

Sr.  Subsecretario

de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental

de la Provincia de Formosa

D. Hugo Bay

José María Uriburu 1513

Formosa

      S.                        /                     D.

 

De nuestra mayor consideración:

 

                                             De acuerdo a la establecido por Resolución de fecha 22 de diciembre/2.009 del Ministerio de la Producción y Ambiente en relación al proyecto de ordenamiento territorial de los bosques nativos de la Provincia de Formosa dado a conocer en la audiencia pública realizada el 21 de diciembre/2.009 y por la que se establece plazo hasta el día 22 de febrero/2.010 inclusive para hacer llegar aportes, críticas y opiniones , me dirijo a esa Subsecretaría, expresando lo siguiente:

 

 

 CONSECUENCIAS DE LOS DESMONTES EN EL AMBIENTE NATURAL Y HUMANO

 

 

          Antes de referirnos al Proyecto de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos en Formosa, sería importante destacar la importancia de la función que cumplen las selvas, montes y bosques en esta suerte de inmenso ecosistema global que es el Planeta Tierra… Y, si intentamos sintetizar lo anterior y expresarlo con un lenguaje muy simple, podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que en la Tierra los bosques, selvas y montes son algo así como FÁBRICAS DE AIRE, FÁBRICAS DE AGUA y FÁBRICAS DE SUELO…

          E, igualmente constituyen el refugio y habitat imprescindible para miles de millones de seres vivientes pertenecientes a los mas  diversos estamentos de la escala biológica, parte de un todo y plenamente interrelacionados entre sí, cuya existencia ha permitido la evolución humana y la supervivencia humana hasta su nivel actual y permitirá asimismo la supervivencia de esta misma  especie humana a través del tiempo, solamente si  sabemos respetar y conservar a todas las especies vivientes que conforman esa escala biológica...

 

FÁBRICAS DE AIRE 

 

          Nuestra atmósfera, en su parte inferior (homosfera)  se encuentra compuesta por oxígenonitrógeno, argón, dióxido de carbonovapor de agua y, en mucha menor escala, por neónhelio, kriptónhidrógeno, ozono, etc…

          Y gran parte del oxígeno del aire (fundamental para todas las formas de vida superior) proviene del metabolismo, fotosíntesis y de la “respiración” vegetal, que absorbe dióxido de carbono de la atmósfera y libera oxígeno en la misma. Esta absorción de dióxido de carbono y liberación de oxígeno es muchísimo mayor (podríamos decir ilimitadamente mayor) en una superficie terrestre cubierta por grandes formaciones arbóreas (como son los bosques, montes y selvas) que por un campo cubierto solamente con pasturas o por una “chacra” cultivada con maní, maíz, soja, etc. Y resulta mayor aun con respecto a una superficie  desierta.

          En cambio la respiración animal (y humana) produce una acción totalmente inversa: consume oxígeno y libera dióxido de carbono en el aire… Pero esto no incide en el equilibrio atmosférico, porque es compensado por los efectos de la acción vegetal.

          Este intercambio gaseoso (originado por el enorme proceso de fotosíntesis en los bosques), consistente en la liberación de oxígeno en la atmósfera y en la absorción de dióxido de carbono, es lo que ha permitido que se mantenga en forma relativamente estable, durante millones de años, el equilibrio entre los gases que conforman el aire.

          Habría que destacar que, por ejemplo, en el mundo natural, también el fuego genera dióxido de carbono y la combustión consume asimismo oxígeno. Pero antes de que el extraordinario avance de la tecnología humana modificara lo anterior, la presencia del fuego y los incendios en la naturaleza era algo bastante limitado y los efectos contaminantes del fuego podían ser compensados por los procesos originados en  la masa vegetal.

           Todo lo anterior es lo que nos permite afirmar que los bosques, montes y selvas son algo así como “fábricas de aire”…

           Pero este equilibrio natural que existió durante millones de años, a partir de la revolución industrial y fundamentalmente en el último siglo, ha sido roto por el hombre…

          Porque la combustión industrial y otras de origen humano (fábricas, usinas, vehículos, etc.) multiplicaron en forma alarmante la emisión  de dióxido de carbono y el consumo de oxígeno. Y por otra parte, la acelerada destrucción de los bosques eliminó las “herramientas naturales” gracias a las cuales se eliminaba el dióxido de carbono y se producía oxígeno.

                 

FABRICAS DE SUELO

 

          La tierra en cuya superficie vivimos no es algo homogéneo, sino que está compuesta por varias capas cuya constitución y características físico-químicas varía notablemente de una a otra…

          En las ciencias de la Tierra y de la vida, se denomina suelo a la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activo, que tiende a desarrollarse en la superficie de las tierras emergidas por la influencia de la intemperie y de los seres vivos. De un modo simplificado puede decirse que las etapas implicadas en su formación son las siguientes:

    Disgregación mecánica de las rocas.

    Meteorización química de los materiales regolíticos, liberados.

    Instalación de los seres vivos (vegetales, microorganismos, etc.) sobre ese substrato inorgánico. Esta es la fase más significativa, ya que con sus procesos vitales y metabólicos, continúan la meteorización de los minerales, iniciada por mecanismos inorgánicos. Y luego los restos vegetales y animales a través de la fermentación y la putrefacción enriquecen permanentemente ese sustrato.

          Mezcla de todos estos elementos entre sí, y con agua y aire intersticiales

          Los árboles que mueren y caen, las ramas y hojas caídas, las deposiciones de los animales del bosque y sus restos cuando mueren,… en fin,… todo lo que vive en el bosque y alguna vez deja de vivir, cae al suelo y aporta su  materia orgánica para poner en marcha la constitución del edafon. Éste está formado por una comunidad de descomponedores, bacterias y hongos sobre todo y detritívoros, como los colémbolos o los diplópodos, e incluye también a las raíces de las plantas, con sus micorrizas. El sistema así formado recicla los nutrientes que circulan por la cadena trófica. Los suelos evolucionados, profundos, húmedos y permeables suelen contar con las lombrices de tierra, anélidos oligoguetos comedores de suelo, en su edafon, lo que a su vez favorece una mejor mezcla de las fracciones orgánica y mineral y la fertilidad del suelo.

          Pero estos son procesos sumamente lentos. Para que se “fabrique” un centímetro de espesor de suelo generalmente deben transcurrir aproximadamente cien años…

          A su vez el suelo esta sometido a lo que se denomina “la erosión”, originada principalmente en la lluvia y en el viento. La erosión es el desgaste del suelo cuyas partículas mas superficiales van siendo arrastradas a través del tiempo por el agua de la lluvia y por el viento. Y la erosión es muchísimo mas rápida e intensa en las zonas desprovistas de bosque que en las áreas boscosas, dependiendo también, sobre todo en el caso de la erosión hídrica, de la pendiente de los suelos (a mayor pendiente mayor erosión)…

          Si la erosión es rápida los suelos no disponen del tiempo necesario para renovarse y se desertifican. En cambio, si es lenta, el desgaste es compensado por la fabricación de mas suelo, a partir de la materia orgánica proveniente de los seres vivos y muertos del bosque…

          En virtud de todo esto, también podemos afirmar que los bosques, montes y selvas son verdaderas “fábricas de suelo” y además constituyen algo así como un “techo protector” que protege (valga la redundancia) al suelo de la erosión hídrica (aguas) y eólica (vientos)…

 

FABRICAS DE AGUA

 

          El  agua que tenemos es la única que hay en la Tierra desde hace millones de años. Es el agua que hizo nacer la vida, la misma que se evapora en los océanos, el agua que es nube, que corre sobre la tierra con sus ríos, que vive en lagos, que duerme congelada en las montañas. Es el agua que fue árbol, que fue bacteria, que fue ballena, es el agua invisible de los lagos y ríos bajo nuestros pies, bajo la tierra, es el agua que está en nuestros alimentos y en nuestros excrementos,… Es el agua que está dentro de nuestros ojos cuando leemos estas líneas. Es el agua que bebemos. No hay más agua que esa agua. El agua hace vivir nuestro planeta. 

          El ciclo del agua ocurre en la naturaleza y gracias a la naturaleza. Un antiguo ciclo de agua dio la vida y, hoy, la vida misma se implanta en el ciclo de agua para existir. El ciclo hidrológico que nos hace vivir necesita de la vida, de los ecosistemas naturales. Aún no hay poder humano que los sustituya. De cada tres vasos de agua que bebemos, dos vienen de los bosques y selvas. Así de íntima y cercana es la relación entre la naturaleza y nosotros.         

          Los bosques y selvas son fábricas de agua limpia, captan el agua de lluvia y la infiltran al subsuelo, de donde extraemos el agua para nuestro consumo. Además la presencia de la masa boscosa, por sus características, favorece la frecuencia y regularidad de las lluvias…

         El agua de todo el mundo enfrenta una amenaza ambiental alarmante: el cambio climático. La humanidad quema tal cantidad de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón), que el clima en todo el planeta está cambiando. Cambia la composición de la atmósfera (mayor proporción de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, lo que determina que esa atmósfera, modificada en su composición, absorbe mayor cantidad de calor solar. Se incrementa la temperatura promedio de la Tierra y de cada región de la misma. Y ese calentamiento global de la Tierra modifica vientos y corrientes marinas. Miles de toneladas de gases invernadero aprisionan el calor en nuestra atmósfera (principalmente CO2) y se originan más sequías y huracanes, más fríos y calores. El derretimiento de los polos y los glaciares es una realidad. Se prevén cambios en los patrones de lluvia y, en consecuencia, en las actividades agropecuarias mundiales, así como en el abasto a todas las demás actividades humanas (uso doméstico, industrial, de producción energía, etc.). 

          Es imposible tener agua sin conservar la naturaleza. Es un círculo vicioso: al matar los bosques y las selvas, matamos las esponjas que absorben al CO2 y, al mismo tiempo, el cambio del clima mata bosques y selvas: las fábricas de agua. Lo que hacemos con la naturaleza y con el agua es tan absurdo como cosechar los frutos derribando los árboles. En un mundo regido por la economía de libre mercado, la tendencia actual es que si algo no ofrece un valor o beneficio económico no tiene por qué conservarse. Esto se agrava porque generalmente se buscan beneficios económicos a corto plazo.

 

LOS BOSQUES SON EL HABITAT DE MILES DE MILLONES DE ANIMALES SILVESTRES, CADA UNO DE LOS CUALES CUMPLE UNA FUNCIÓN EN EL EQUILIBRIO ECOLÓGICO Y AMBIENTAL DE ESTE PLANETA LLAMADO TIERRA.

 

          Nuestra Provincia de Formosa se encuentran en la zona central de esta inmensa región de bosques y pastizales (con características tropicales y subtropicales) llamada “El Gran Chaco Americano”. Se trata de la segunda región del Mundo en lo que a riqueza de biodiversidad se refiere…

          Cada una de las especies salvajes que habita nuestros bosques cumple una delicada y necesaria función dentro del equilibrio ecológico y ambiental de nuestra región (y su desaparición dañaría notablemente a todo el conjunto). Lo mismo ocurre en todos los ecosistemas boscosos de la Tierra. Tenemos especies salvajes que constituyen un verdadero patrimonio de la humanidad y, tales especies necesitan imprescindiblemente de nuestros bosques para sobrevivir y perpetuarse en el tiempo. Tales especies, además de su valor “ecológico”, pueden representar, en el futuro, un enorme potencial turístico y paisajístico (y también económico) para nuestro Pueblo.

           

OTRAS FUNCIONES DEL BOSQUE

 

          Pero igualmente, los bosques, montes y selvas, al hacer mas lento el escurrimiento del agua llovida, además de permitir una mayor absorción de dicha agua por el suelo, moderan y hacen mas lentas las crecidas de ríos y arroyos y regulan el caudal de los mismos, limitando la posibilidad de inundaciones. Y con su sombra protectora moderan y hacen del mismo modo  mas lenta la evaporación. La humedad de la masa boscosa actúa como regulador térmico, impidiendo grandes oscilaciones en la temperatura, etc.

 

CONSECUENCIAS AMBIENTALES DE LOS DESMONTES

 

          Por todo lo anterior, podemos afirmar que (entre otras muchas) las principales consecuencias ambientales de los desmontes son:

 

UN ENORME DAÑO ATMOSFÉRICO Y CLIMÁTICO (calentamiento global, modificación del régimen de lluvias y vientos, sequías, inundaciones, y el cambio climático origina a su vez modificaciones en la microbiología de cada región, provocando la aparición de enfermedades nuevas y epidemias diversas, tanto en humanos y animales, como en la vegetación y cultivos, lo que redundará en graves crisis alimentarias, futuras guerras por los alimentos y el agua, etc., incremento del nivel de los mares por el derretimiento de las grandes masas de hielo en el Ártico y la Antártica y muchas catástrofes más).

 

EMPOBRECIMIENTO Y DESERTIFICACIÓN DE LOS SUELOS (La ausencia de bosques impedirá la renovación de los suelos y al mismo tiempo acelerará terriblemente la erosión hídrica y eólica, transformando actuales superficies de tierras fértiles en desiertos improductivos y desprovistos de vida)

 

TERRIBLES DAÑOS EN EL ASPECTO HÍDRICO       (inundaciones provocadas tanto por el aumento del nivel de los mares, como por las violentas crecientes de los ríos y por el agua de las lluvias, sobre las que ya no actuará la acción reguladora de los bosques)

UN ENORME GENOCIDIO AMBIENTAL, NO SOLAMENTE DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL BOSQUE MISMO, SINO TAMBIÉN EN LO QUE CONCIERNE A NUESTRA FAUNA AUTÓCTONA  (Para satisfacer la codicia de unos pocos se destruirá en pocos años lo que Dios y la Naturaleza han construido  en muchos millones de años)   

 

PERO ADEMÁS… HABRÍA QUE MENCIONAR TAMBIÉN ALGUNAS DE LAS CONSECUENCIAS HUMANAS Y SOCIALES DE LOS DESMONTES

 

          Según el Ingeniero Merenson (durante mucho tiempo Director de Bosques de la Nación Argentina),  desde un punto de vista económico nuestros bosques, explotados integralmente, racionalmente y sin ser destruidos, pueden producir por hectárea mas ganancias inclusive que la agricultura y la ganadería. Sus recursos madereros, turísticos, paisajísticos, medicinales y de todo tipo son extraordinarios y su destrucción (por los desmontes) a largo plazo genera hambre, miseria, pobreza, concentración de la tierra en manos de unos pocos y, sobre todo, producirá en pocos años una catástrofe ambiental y humana que la sufriremos todos, pero fundamentalmente los mas humildes. Nuestros hijos, nuestros nietos, etc. serán las principales víctimas de la codicia desenfrenada de quienes ordenan, autorizan y provocan los desmontes. Tales desmontes, en definitiva, constituyen algo así como un crimen contra la humanidad.

 

DESMONTES Y ENFERMEDADES

 

          Sería interesante recordar, del mismo modo, que la aparición (o el incremento de número de casos) de muchas enfermedades infecciosas transmisibles (cuyo vector de transmisión lo constituyen determinados insectos), como el dengue, la fiebre amarilla, la leishmaniasis, etc., tiene una relación directa con los desmontes.

           Pero no obstante lo anterior y en una actitud de absoluta irracionalidad, la humanidad destruye aceleradamente las diversas formaciones boscosas de nuestro Planeta. Gran parte de la pluviselva  tropical y ecuatorial, tanto en Africa como en Asia, ha desaparecido. En el continente americano, a la selva amazónica (la mas grande del mundo) se la destruye aceleradamente. Los bosques caducidófilos templados son ya casi un recuerdo en la mayoría de los países de la Tierra. Y los bosques boreales de clima frío también se encuentran seriamente amenazados.

          Consecuencia, como decíamos, de este verdadero genocidio ambiental es "cambio climático" que hoy amenaza a la especie humana.

          En nuestro País, hace prácticamente un siglo, los bosques montes y selvas cubrían la tercera parte del territorio nacional, pero los mismos fueron desapareciendo por obra de la acción del hombre. Y este proceso de destrucción de nuestra masa boscosa se aceleró terriblemente en los últimos años... Y el progreso tecnológico en materia de topadoras y otras maquinarias de desmonte determinó que estas máquinas gigantescas en pocas semanas o meses pudieran hacer desaparecer miles o decenas de miles de hectáreas de bosques. Después  el fuego se encarga de destruir lo poco que queda o pueda haber quedado.  Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Salta, Misiones, Corrientes y otras provincias mas fueron testigos de estos infernales espectáculos...

 

DESTRUYERON CERCA DE LAS CUATRO QUINTAS PARTES DE NUESTROS BOSQUES…

 

          Hasta que después de haberse destruido aproximadamente un 80% de los bosques, montes y selvas que existían en nuestro País y como consecuencia de un masivo reclamo popular, en noviembre de 2007, fue sancionada la Ley   26.331 de “Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos", mas conocida como "Ley Bonasso", que pareció significar un avance para proteger lo poco que aún queda de los bosques nativos en la Argentina.

        Pero  dicha ley estuvo mas de un año sin reglamentarse y  la reglamentación se produjo  recién con posterioridad a las catastróficas inundaciones producidas en la Provincia de Salta (precisamente como consecuencia de  los desmontes), inundaciones estas que pusieron en evidencia una vez mas ante la opinión pública nacional e internacional el terrible daño que se estaba haciendo a nuestro País con la destrucción de nuestros bosques nativos...

          Y, sin ninguna duda esta notable demora fue motivada por las enormes presiones de parte de poderosísimos grupos económicos que amasan fortunas con la destrucción de los bosques nativos argentinos... y fundamentalmente por las presiones del comunmente llamado  "complejo sojero argentino", ya que estos grupos económicos necesitaban el mayor tiempo posible para conseguir una "reglamentación" que desvirtuara o por lo menos que hiciera lo mas "inocua" posible (para sus intereses, se sobreentiende) a la mencionada Ley ...

 

¿HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA?

 

         Y actualmente, a pesar de la ley, para quienes manejaban y aun manejan esta suerte de "terrorismo de las topadoras" que está terminando con los bosques argentinos, parece continuar vigente aquello de "hecha la ley, hecha la trampa".

         Y si no, recordemos, por ejemplo,  que la mencionada norma legal en artículo 33, establece que cada provincia a través de sus legisladores realizará el ordenamiento territorial de sus bosques nativos y que, hasta que este ordenamiento territorial no se encuentre realizado, no se podrán otorgar mas autorizaciones de desmonte, como asimismo que cada provincia deberá crear un mapa territorial de sus bosques, constituido por zonas rojas, zonas amarillas y zonas verdes.     Las zonas de categoría 1, roja ( sectores de muy alto valor de conservación que no deben transformarse. Incluye áreas que por sus ubicaciones relativas a reservas, su valor de conectividad, la presencia de valores biológicos sobresalientes y/o la protección de cuencas que ejercen, ameritan su persistencia como bosque a perpetuidad, aunque estos sectores puedan  ser hábitat de comunidades indígenas y ser objeto de investigación científica).        Las zonas de categoría 2, amarilla (sectores de mediano valor de conservación, que pueden estar degradados pero que a juicio de la autoridad de  aplicación jurisdiccional con la implementación de actividades de restauración pueden tener un valor alto de conservación y que podrán ser sometidos a los siguientes usos: aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica).  Y las zonas de categoría 3, verde  (sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad aunque dentro de los criterios de la presente ley).

          Pero, en relación a lo precedente, cabría recordar que la corruptela y los estrechos vínculos de muchos gobiernos provinciales con "los señores de la soja" y con otros sectores interesados económicamente en los desmontes, como así también con las propias empresas desmontadoras  y con los enormes grupos de poder económico  que están detrás de los mismos, determinan, en muchos casos, que el llamado "ordenamiento territorial de los bosques nativos" termine constituyendo una pobrísima caricatura de lo que debería ser  una política seria y eficiente de protección ambiental...

          Y, por lo que podemos observar hasta el presente,  en algunos mapas de provincias que ya han efectuado el relevamiento territorial de sus basques nativos, llama poderosamente la atención la escasísima superficie clasificada como zona roja, o sea "zonas de muy alto valor de conservación que no deben transformarse"...

 

EL ROJO,… ¿UN COLOR CASI AUSENTE?

 

         Y hay provincias, como en el caso particular de Salta por ejemplo, en que sus legisladores, cuando el gobierno provincial realizó el ordenamiento territorial de sus bosques nativos,  "blanquearon" una enorme cantidad de desmontes que se habían efectuado ya y que fueron una de las causas principales del desastre social y ambiental de Tartagal, entre otros.

          En nuestro caso (la Provincia de Formosa) recién en diciembre de 2.009, la opinión pública tuvo conocimiento de un   proyecto de relevamiento territorial de los bosques nativos elaborado por el Ministerio de la Producción y Ambiente de la Provincia y teniendo como equipo Consultor a Jorge Adámoli, Rubén Ginzburg y Sebastián Torrella.

          Y, para poner a consideración dicho proyecto y con escaso tiempo de anticipación,  se convocó a una Audiencia Pública para el 21 de diciembre/2.009, siendo de destacar que, por rara casualidad (o quizás no por casualidad) la fecha elegida para la audiencia pública coincidió con la época en que, en la práctica, ya los habitantes de nuestra provincia han comenzado a celebrar las fiestas de fin de año y tales celebraciones parecen desplazar un tanto o eclipsar la preocupación de nuestra gente por los grandes problemas nacionales y provinciales... Y en que  gran parte de profesionales, docentes y estudiantes formoseños (y un considerable sector de la población) se ausentan hacia otros lugares con motivo de las vacaciones y en que resulta bastante difícil trasladarse desde el interior a la capital provincial porque la cantidad de pasajeros que quieren viajar supera ampliamente a la oferta de colectivos y "remises" para transportar a dichos pasajeros, etc. En fin, la fecha elegida para la audiencia publica no parecía ser la mas adecuada para dicho evento y para una considerable participación ciudadana en el mismo...

          Por otra parte,  la circunstancia de que el proyecto elaborado por el gobierno no haya sido conocido por la ciudadanía en general y por las ONG con una prudencial anticipación, indudablemente impidió que el mismo pudiera ser estudiado en profundidad y o que se propusieran proyectos alternativos (muchas ONG ni siquiera fueron invitadas por nota y simplemente se enteraron por los diarios),...

 

¿QUÉ ORGANIZACIONES AMBIENTALISTAS PARTICIPARON DE LA  “AUDIENCIA  PÚBLICA”?

 

          Y, a propósito de lo anterior, cabría preguntarse... ¿qué organizaciones ambientalistas participaron de la audiencia pública?

          Por tales motivos y por las características aparentemente poco poco amplias de la convocatoria, NI SIQUIERA HEMOS CONCURRIDO A LA AUDIENCIA PUBLICA DEL 21 DE DICIEMBRE/2.009, pero atento al hecho de que el  el Ministerio de la Producción y Ambiente estableció por resolución de fecha del 22 de diciembre, la fecha tope para la presentación de propuestas, señalándose que  "hasta el día 22 de febrero del año 2010, inclusive, se recibirán las opiniones, críticas y aportes al Proyecto de Ordenamiento territorial para ambientes rurales de la provincia de Formosa", nos pareció importante y oportuno  formular algunas reflexiones y opiniones sobre dicho documento y expresar nuestra preocupación  referida a muchos puntos fundamentales deL proyecto de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Formosa.

           Por ejemplo, nos llama poderosamente la atención y nos parece alarmante la escasísima superficie a la que se le asigna categoría 1, o sea  "zona roja", es decir la escasa superficie a la que se considera "sectores de muy alto valor de conservación que no deben transformarse". En efecto, la superficie a la que se asigna categoría de "zona roja", según el mapa que obra en nuestro poder, debe ser bastante inferior al 4% de la superficie total de la Provincia y , con la única excepción de pequeñísimas áreas en la zona del Teuquito, estas escasas manchas de zona roja se hallan solo en la región oriental y en algún caso casi se limita a parques nacionales ya existentes, como el PARQUE NACIONAL RÍO PILCOMAYO, siendo de destacar que dicho parque Pilcomayo ya había sido reducido en su mayor parte con respecto a su superficie original, porque, cuando fue creado, durante el gobierno del General Perón, en 1951, se le otorgó una superficie de 2.850 kilómetros cuadrados, pero durante la dictadura de Onganía, en el año 1.968, por ley 17.917, su extensión fue reducida a algo menos de 500 kilómetros cuadrados, superficie que tiene actualmente.

 

NI SIQUIERA EL BAÑADO DE LA ESTRELLA?...

 

          Y, si recordamos que la Ley 26331 de Bosques Nativos dice textualmente que "la categoría 1 (zona roja) incluirá áreas que por sus ubicaciones relativas a reservas, su valor de conectividad, la presencia de valores biológicos sobresalientes y/o la protección de cuencas que ejercen, ameritan su persistencia como bosque a perpetuidad, aunque estos sectores puedan ser hábitat de comunidades indígenas y ser objeto de investigación científica", cabría preguntarse: ¿los únicos lugares de la provincia de Formosa que tienen valores biológicos sobresalientes, o que poseen un importante valor de conectividad, o que ejercen una importante función de protección de cuencas, están en esas escasísimas y exiguas manchas rojas? ¿No resulta profundamente triste, alarmante y preocupante que hasta el bañado La Estrella, por ejemplo, se encuentre totalmente excluido de las "zonas rojas", a pesar de ser conocido internacionalmente por su riqueza biológica, por sus características ecológicas y ambientales casi únicas en el mundo y por su  importancia fundamental en el sistema hídrico formoseño?... 

         También resulta preocupante la escasa superficie provincial a la que se le asigna "categoría 2 (amarilla). En efecto, la categoría amarilla, según el mapa, parece ser bastante  inferior al 10% de la superficie total provincial. Y, si recordamos que la Ley 26331 dice textualmente que la Categoría II (amarillo) es aquella constituida por sectores de mediano valor de conservación, que pueden estar degradados pero que a juicio de la autoridad de aplicación jurisdiccional con la implementación de actividades de restauración pueden tener un valor alto de conservación y que podrán ser sometidos a los siguientes usos: aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica, cabría preguntarnos:  Si los bosques ubicados en esta categoría son los que pueden ser aprovechados sosteniblemente, por ejemplo para el aprovechamiento sostenible de la madera, ¿porque en una provincia tradicionalmente maderera y con un alto desarrollo de la industria de la madera, se ha destinado tan escasa superficie a tal fin?  Y porque  comunidades tradicionalmente madereras como las de Palo Santo, Pirané y otras disponen solo de muy limitadas superficies amarillas y, en el caso de otras poblaciones, las superficies amarillas son inexistentes?

 

EL PRINCIPIO DEL FIN PARA LA INDUSTRIA DE LA MADERA¿

 

        ¿será este el principio del fin para la industria de la madera y para los muchos miles de modestos trabajadores y de sus familias que viven de esta actividad laboral?

          Y será este también el principio del fin para muchos pueblos y pequeñas ciudades del interior provincial, cuya actividad fundamental es la industria maderera?

          Y, si otra de las finalidades  a que se pueden destinar los bosques ubicados en zona amarilla es el turismo,... ¿que turismo se podrá hacer con los mismos, si los pocos bosques que queden serán prácticamente isletas rodeados por extensiones mucho mas amplias contaminados y envenenados por los agroquímicos de la soja?

          Y cuando se dice que en la categoría amarilla se incluyeron a todas las áreas correspondientes a comunidades aborígenes sujeto a ratificación por las respectivas comunidades, deberíamos preguntarnos , estas comunidades originarias, a las que  una vez la llegada del hombre blanco las despojó de la mayor parte de sus tierras, como, cuando y de que manera van a ser consultadas?

          Estas comunidades originarias, que alguna vez fueron victimas de uno de los mayores genocidios que conoce la historia de la humanidad, cuando fueron despojadas no solamente de sus tierras, sino también de su cultura, de sus tradiciones, de sus vínculos con el paisaje, de sus valores, en fin, de su vida misma,...

          Estas comunidades aborígenes,... ¿como, cuando y de que manera van a ser consultadas?

 

¿Y LO PINTADO DE BLANCO?

 

         Y nos preguntamos esto por que  don Mariano López, aborigen y delegado interwichi, dice haber presentado un proyecto  referido al ordenamiento territorial de los bosques nativos que ni siquiera habría sido tratado (este documento fue presentado también  ante más de 7 mil personas, entre investigadores, empresarios forestales, autoridades y prensa de todo el mundo en el XIII Congreso Forestal Mundial, realizado en Buenos Aires entre el 18 y el 25 de octubre).

          En el mapa de ordenamiento territorial aparece pintado de verde, es decir como Categoría III   algo así como el 80% de la superficie total de nuestra provincia. Y si recordamos que la Categoría III (verde) es la que, según la ley, comprende  sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad aunque dentro de los criterios de la presente ley, esto indica que, según este ordenamiento territorial, algo así como las cuatro quintas partes del territorio provincial son consideradas como sectores de bajo valor de conservación, incluyéndose en esta superficie, supuestamente de bajo valor de conservación, a gran parte de los humedales del bañado La Estrella, una región que por sus características puede considerarse patrimonio natural de la humanidad...

          A lo anterior deben agregarse varias centenares de miles de hectáreas que podemos ver en dicho mapa pintados de blanco y calificadas como "zonas productivas", lo que haría suponer que se las considera como  zona de tierras que ya han sido desmontadas (aunque todos sabemos que, dentro de esas zonas pintadas de blanco, existen y se conservan aun muchísimos  bosques de considerable valor)...  Y... ¿cual irá a ser el destino de tales bosques que en el mapa aparecen directamente como "zona productiva"

          Por otra parte, en el documento del gobierno provincial se expresa claramente como superficie total potencial de habilitación para cultivos  una extensión de  3.328.108 hectáreas, y, si recordamos que la superficie cultivada actual es de algo menos de 500.000 hectáreas  (en junio de 2008 la superficie total transformada en Formosa era de 403.000 hectáreas) , esto  significa que, a pesar de la nueva ley de bosques,  en la Provincia de Formosa los desmontes no se detendrán, sino que continuarán aceleradamente y, según las cifras que da el propio gobierno, resulta evidente que en los próximos años se desmontarán mas de 2.800.000 hectáreas. y en esas 2.800.000 hectáreas actualmente boscosas se exterminará todo tipo de vida, morirán cientos o miles de millones de animales silvestres de todo tipo, aun de especies en peligro de extinción,  y lo que no sea asesinado y eliminado por las topadoras será asesinado y eliminado por la infernal acción del fuego de los incendios posteriores...

 

DESMONTARÁN CASI TRES MILLONES DE HECTÁRTEAS…

 

          Y lo que no se dice explícitamente (aunque todos lo sabemos) es que la mayor parte  de esas 2.800.000 hectáreas desmontadas serán destinadas al cultivo de soja.... Tampoco se dice (aunque todos lo sabemos) que la soja es uno de los cultivos que genera menos empleo y fuentes de trabajo y que mas empobrece los suelos y que, de este modo, estamos reemplazando bosques (que dan o pueden dar trabajo a muchísimos formoseños) por soja (que genera una reducidísima oferta laboral).

         Y lo que no se dice, pero todos lo sabemos o, al menos lo suponemos, es que seguramente, cuando el suelo de esas 3.328.000 hectáreas que se habilitarán para cultivos, haya sido totalmente agotado, se buscará alguna nueva herramienta legal para "ganar mas tierras" destruyendo mas bosques y montes, hasta que al final no quede nada... ¿y entonces qué?

         Nos parece importante destacar igualmente, que, mientras escribimos esta nota, a no muchos kilómetros de aquí, el ruido, la muerte y el avance de las topadoras no se detiene,... Bosques milenarios son derribados al norte de Palo Santo, al sur de Palo Santo, también al oeste,... y asimismo al este, allá donde sale el sol... En fin, hacia los cuatro puntos cardinales.

        En síntesis,... nos parece importante hacer notar que, si se aprueba el proyecto de la Provincia de  Formosa habrá contribuido una vez mas, con el desmonte de   casi 3.000.000 de hectáreas,   para el calentamiento global de la Tierra... y para el cambio climático y para los tornados, inundaciones y otras catástrofes que amenazan al mundo,... y, mucho mas cerca nuestro, para el cambio climático y para los tornados, sequías e inundaciones y otras catástrofes que amenazarán a la Argentina por el mal manejo de su patrimonio natural,...

          Y estaremos dando un duro golpe a la industria de la madera y a los pueblos y ciudades que viven de la misma... y estaremos contribuyendo a la desaparición de comunidades y/o su transformación en "pueblos fantasmas"...

 

 DESTRUYENDO LAS “FÁBRICAS DE AIRE”, LAS “FABRICAS DE AGUA” Y LAS “FÁBRICAS DE SUELO”…

 

          Y estaremos destruyendo esas  "fábricas de agua", fábricas de suelo" y "fábricas de aire"  que son los bosques...

         Y estaremos destruyendo los enormes recursos madereros, apícolas, medicinales y de todo tipo que encierran nuestros bosques y que si se manejan racionalmente y en forma sostenible, podrían aprovecharse a través de un tiempo ilimitado sin que se agoten jamás y brindando oportunidades laborales a muchísimos miles de miles de trabajadores, todo ello sin desmontar una sola hectárea...

         Entendemos que se debe reveer y solicitamos se revea totalmente el Proyecto de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos hecho público por el Gobierno Provincial en la audiencia pública del día 21 de diciembre/2009, porque este "proyecto" , a pesar del lenguaje notablemente "ambientalista" con que se pretende "camuflar" la realidad, está legalizando nuevos desmontes en casi 3.000.000 de hectáreas de bosques formoseños y está legalizando la destrucción de nuestro patrimonio provincial.        

          Pero antes de terminar, Sr. Subsecretario, en estos tiempos en que la codicia desenfrenada e inmoral de unos pocos ricos (que manejan fortunas, gobiernos y muchas cosas más),…. En estos tiempos en que la codicia desenfrenada e inmoral de unos pocos ricos destruye nuestros bosques, paisajes, bellezas y recursos naturales, para inmolarlos en el altar del único Dios que ellos tienen, que es el DINERO, valdría la pena recordar aquellas palabras del Rabindranath Tagore, quien decía: “Cuando hayáis derribado el último árbol, matado el último animal de la selva, capturado el último pez y envenenado el último río, recién entonces os daréis cuenta que el dinero no se come”…

        Sin otro particular, le saludamos con atenta consideración.

 

 

Ramón M. Godoy

Asociación P.U.M.HA.

 

Lecturas: 2813
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy
 

Encuesta

¿Cómo Contribuyes Tú en el Cuidado del Medio Ambiente?