Menú Principal

Donaciones

Para donar a la Asociación debe comunicarse al teléfono:
+54 (03717) 494100
Palo Santo - Formosa

Usuarios en línea

Tenemos 49 invitados conectado

Noticias

HISTORIAS PARA ALGUNA TARDE LLUVIOSA DE OTOÑO: EL RECUERDO DEL "FINADO CRUZ" Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Notas sobre Palo Santo

.

.

      ¿El nombre?... No tiene importancia... Total... ya está muerto... Algunos le decían "Cruz",... vaya a saber porqué...

 

      Hace mucho mas de veinte años ya andaba por estas tierras palosanteñas, siempre con sus "botellas de alcohol" metidas en una bolsa y colgando de su cinto. Aunque lo de "cinto" también es simplemente  "un decir", porque muchas veces se trataba solamente de un montón de trapos "yapados" entre sí, que "hacían las veces de cinto...

        

       Rotoso, barbudo,... La mayor parte de su tiempo lo pasaba borracho, pero cuando no lo estaba (que era lo excepcional), parecía tener una inteligencia relativamente normal...

 

      Dicen que, hace muchísimos años, vivió en Ibarreta, una localidad ubicada setenta kilómetros al oeste de aquí...

 

      Allí, en Ibarreta, habría tenido inclusive "una mujer", pero la mujer quedó embarazada... Y el mismo día en que el niño nació, el sujeto la habría golpeado cruelmente a su señora (nadie conoce la causa) y luego, según se comenta, huyó desde Ibarreta hacia estas tierras de Palo Santo...

 

.

.

.

SU PRINCIPAL ACTIVIDAD LABORAL ERA "LA PAJA" (CORTABA Y VENDÍA LA LLAMADA "PAJA CORTADERA")...

.

 

..

.

      Su actividad laboral mas conocida (en Palo Santo, al menos) era "cortar paja"...

 

      Se metía durante días, con un filoso machete, en los pajonales, y cortaba centenares de "mazos" de paja, que luego vendía. Aquí muchos pobladores utilizan la "paja cortadera" para techar sus viviendas... Esos techos de paja suelen ser frescos en verano, cálidos en invierno y muy confortables...

 

      Y cuando el hombre vendía algunos centenares de mazos de paja, se "juntaba" con otros cuatro o cinco borrachos y con  el dinero compraban bebidas de alto tenor alcohólico, que luego consumían durante varios días entre todos...

 

      Otras veces solía internarse durante varias semanas totalmente solo (o, mejor dicho, solamente  con una bolsa llena de botellas de alcohol y con sus cuatro perros -dos eran "perros normales", el tercero era "tuerto" y el cuarto, de ojos azules, tenía una mirada muy triste-),...

 

      Así se internaba durante semanas en la espesura de los montes y matorrales de nuestra extensa región... Y vagaba por esos montes, durmiendo en el suelo y cobijándose del sol y de las lluvias bajo la sombra y el refugio de los árboles...

.

.

.

.

SE ALIMENTABA DE ALCOHOL Y CARNE CRUDA

.

.

.

.

.

.

.

.

      Durante esas varias semanas en que se internaba en la verde espesura selvática, se alimentaba con bichos del monte, que él mismo mataba y cuya carne la comía totalmente cruda... Y, sobre todo, de peces, que mataba a garrotazos en los esteros y también los comía crudos...

 

      Era común, cerca de las pequeñísimas lagunillas y riachos, encontrar esqueletos casi frescos de peces muertos, lo cual era indicio de que por allí había andado "el finado" (cuando vivía, por supuesto)...

 

      Tenía una notable inmunidad a las "picaduras"... Se dice que una vez lo picó una víbora "yarará" y "se curó solo" (sin suero antiofídico ni nada).

 

      A veces, también, solía ir a la modesta vivienda de una tía suya, una legua y media al sur de Palo Santo... y se quedaba varios días en esa vivienda...

.

.

.

.

      EL FILOSO MACHETE A LA DERECHA Y LAS BOTELLAS DE ALCOHOL A LA IZQUIERDA

.

.

.

.

      Pero siempre, a donde estuviera, se lo veía con su filoso machete, colgando de su cintura, a la derecha... y con sus botellas de alcohol a la izquierda... Y con sus dos "perros normales", el tercero que era "tuerto" y el cuarto, de ojos azules, que tenía una mirada muy triste...

 

      Al alcohol lo ingería casi puro, ligeramente "rebajado" con agua y endulzado con azúcar...

 

      Mas este alcohol y el transcurso del tiempo, de a poco,  fueron quemando y fundiendo inexorablemente su organismo. También le apareció una enorme hernia, de la que nunca se quiso operar...

 

      En sus últimos años buscó refugio en un "ranchito" ubicado no muy lejos al sur de Palo Santo y allí convivía con tres o cuatro borrachos más... y una mujer viejísima (también "borracha") que despedían con alcohol los últimos tiempos de su vida.

 

      Algunos de estos borrachos después se fueron,... otros murieron,...

.

.

.

.

       LA VIEJÍSIMA MUJER MURIÓ DE UNA CIRROSIS...

.

.

.

.

 

.

.

.

.

      La viejísima mujer (también borracha) falleció de una cirrosis hepática... Por lo menos eso es lo que se cree...

 

      Y el hombre llamado Cruz quedó solo, con sus cuatro perros y sus numerosas botellas de alcohol en un rancho vacío...

 

      A veces salía aún... y andaba por los caminos...

 

      Varias veces lo vieron huyendo (nadie entendía el motivo) con expresión aterrorizada. Después dijo que lo perseguían los gritos de un ahorcado... Seguramente se trataba de un cuadro de "delirium tremens"...

 

      Pero la mayor parte del tiempo, lo pasaba encerrado en el rancho...

 

      Una noche de tantas, a eso de las doce de la noche, algún vecino creyó escuchar algo así como gemidos y gritos  que provenían de la vivienda...

      Gritos "de una borrachera", pensó...

.

.

.

.

UN CADÁVER EN EL VIEJO Y PRECARIO RANCHO...

.

.

.

.

      Después pasaron varios días sin que se observara ningún movimiento humano en la precaria habitación. Posteriormente algo así como un fuertísimo olor a "cadáver" comenzó a percibirse en las proximidades del lugar.

 

      Cuando algunos policías, junto con un médico, fueron a ver, se encontraron con un hombre  muerto, de espaldas, acostado en el suelo y en notable estado de descomposición.

      En la tierra y en las proximidades de donde se encontraban las manos del cadáver, el suelo estaba notablemente "raspado" y "arañado". Aparentemente durante su agonía el hombre había raspado sin éxito durante largo tiempo ese suelo con sus manos, tratando de levantarse, o de "darse vuelta", sin conseguirlo...

 

      Después, casi sin oraciones y con muy pocas lágrimas, en un "destartalado" carro viejo, tirado por cuatro caballos flacos, lo llevaron al cementerio local.

            

      Había pasado gran parte de su vida perseguido por horrorosas pesadillas y hundido en las brumas de un mundo extraño y terrorífico  habitado por los demonios y fantasmas del alcohol...

 

      Y cuando llegó el final de su existencia terrena, en aquel día triste y amarillento, bajo un cielo ligeramente nublado, la gente pudo ver los cuatro caballos flacos tirando un viejo carro de madera,  que lo llevaban a descansar...

 

      Hoy, 28 de enero, varios años después, una antigua comadre del Pueblo, muy preocupada, lo llamó a quien escribe estas líneas y me dijo casi textualmente: "Don Godoy: durante tres noches seguidas he soñado con el finado Cruz... Y, cuando uno sueña tres veces seguidas con un "finado" es por que su alma necesita oraciones. Por favor, trate de rezar por él". Después se persignó, como si la asustara mucho el hecho de haberlo nombrado al muerto... y  se fue.

             

      Mientras yo me quedé pensativo recordando tantas cosas, la figura de la viejísima comadre, toda vestida de negro, se iba perdiendo en una esquina, dos cuadras más allá, en estas mañanas polvorientas de Palo Santo...            

                                              

 

                                                         Ramón M. Godoy

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por un invitado, abril 25, 2010
Yo lo conocí. Que descanse en paz

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy
 

Encuesta

¿Cómo Contribuyes Tú en el Cuidado del Medio Ambiente?