Menú Principal

Donaciones

Para donar a la Asociación debe comunicarse al teléfono:
+54 (03717) 494100
Palo Santo - Formosa

Usuarios en línea

Tenemos 57 invitados conectado

Noticias

ALGO SOBRE VACAS, CARNE Y MATADERO Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

 

          

 

   Desde Octubre de 1996 hasta ahora, han transcurrido muchos años. En aquellos tiempos, le hicimos llegar una nota al entonces Intendente de la Municipalidad de Palo Santo, en la que planteábamos la necesidad de un “control serio” sobre nuestras carnes, nuestras vacas y la forma en que se “sacrifican” las mismas.

   Han pasado ya varios años y varios “Intendentes”, pero hasta hoy, no se ha hecho absolutamente nada al respecto.

 

   La nota que presentamos en aquellos tiempos, la transcribimos a continuación...y la podríamos titular:

 

 

ALGO SOBRE CARNES, VACAS Y MATADEROS

 

 

LA NOTA DECÍA ASÍ:

 

 

 

          Todo indica, según las más avanzadas investigaciones en la materia, que el hombre, en sus orígenes, no era de hábitos alimentarios carnívoros, sino que más bien tenía una dieta predominantemente vegetariana y ovívora  (es decir, sus alimentos principales habrían sido vegetales y huevos) y sólo accidentalmente devoraba algunas lauchas, insectos, etc.

          Esto parece confirmarlo el hecho de que los grandes antropoides actuales (el gorila, el orangután, el chimpancé,...) que constituyen los seres más próximos al Humano en la escala biológica, tampoco son carnívoros, salvo de manera accidental.

          Recién en épocas muy recientes de su evolución (aunque hablar de “reciente”, en estos temas, significa muchísimos miles de años) la especie humana comenzó a utilizar la carne como uno de sus principales alimentos. Y así fue cómo aquellas tribus primitivas se hicieron cazadoras... Cazaban desde el alba hasta al anochecer... y de noche dormían a la luz de la luna, mientras fieras, “duendes” y “fantasmas” vagaban en la profunda oscuridad de los bosques...

          Perseguían a sus presas, posiblemente de forma muy parecida a cómo lo hacen algunos perros salvajes en la actualidad. Entre muchos individuos acosaban al animal, hasta que éste, fatigado, ofrecía menos resistencia; entonces lo acorralaban y con garrotes y primitivísimas armas de madera o piedra, lograban derribarlo y matarlo, repartiéndose después entre todos la carne del mismo.

          Miles de años después, el hombre dejó de ser cazador, y logró criar, en domesticidad, el ganado que iba a sacrificar y que sería su alimento.

          También apareció  la  “división del trabajo”. Ya no era toda la Tribu la que hacía “de todo”, sino que algunos se ocupaban de la defensa, otros de criar animales, otros de matarlos y distribuir su carne, otros de la agricultura, etc.

          Probablemente, existía un lugar fijo y estable para matar el ganado; y estos deben haber  sido algo así como los primeros “mataderos”.

          Pero también nuestros antepasados comenzaron a sentir “compasión” o “lástima” por aquellas vacas, ovejas y cabras,... que pastaban muy cerca suyo,... que tal vez hasta jugaban con sus hijos... y que algún día serían muertas por él (o por otro) para que constituyeran su almuerzo...

         Y entonces se buscó la forma de que, por lo menos mientras vivieran, su vida fuera normal y sin mayores sufrimientos... y que, cuando hubiera que matarlas, su muerte fuera rápida y con los menores dolores posibles... Y surgieron “códigos”  - no escritos, sino verbales -  que  reglamentaban todas estas cosas... Y el “Jefe” de la Tribu, probablemente un hombre de aspecto más robusto y mirada más inteligente que los demás, hacía cumplir estos “códigos”, con la fuerza de la razón, pero también con la fuerza del garrote  (aunque, a pesar de su aspecto algo “feroz”, quizás era más sensible e imaginativo que algunos “dirigentes” actuales)

          Estos “códigos” deben haber sido los primeros vestigios de lo que, muchísimos siglos después, serían las “leyes de Protección al Animal” y se referían a ovejas, vacas y cabras; y, en otro aspecto, a perros, gatos, etc.

          De este modo, hombres y bestias continuaron transitando, a través de milenios, por los misteriosos caminos de la Historia...

          Hasta que, mucho más recientemente, un francés llamado Pasteur, descubrió la “microbiología”... y se comprobó que muchísimas enfermedades son causadas por seres vivos llamados “microbios” y que éstas se contagian cuando tales microbios pasan de un animal o persona enferma (o portadora) a otro animal o persona que está sana  - pero que tiene bajas sus defensas -  ...y se descubrió que la carne puede ser  un medio de transmisión de enfermedades.

          Tal es el caso de la tuberculosis, la hidatidosis, la brucelosis, la triquinosis, etc. y para evitar esto, se estableció lo que se llama “control bromatológico”, tendiente a impedir que, en los mataderos, se sacrifiquen animales enfermos, cuya carne pueda transmitir diversas patologías a quienes la consumen.

          Si NO HAY CONTROL BROMATOLÓGICO, están corriendo hasta riesgo de muerte las personas que consumen esa carne NO CONTROLADA. Todo ello,... sin contar la “enfermedad de la vaca loca”, esa patología que nos mata transformando nuestro cerebro en algo así como una esponja, y que afortunadamente aún no ha entrado en nuestro País.

          Y también en los mataderos se controla (o se debiera controlar) que los animales destinados al sacrificio no sufran “maltratos”,... ni “tormentos”,... ni sufrimientos inútiles,... y que se cumplan las leyes que rigen sobre la materia.

          Por otra parte, sería interesante asimismo destacar que parecen avanzar en el mundo actual diversas corrientes de pensamiento (y filosóficas) que propugnan para la humanidad una alimentación exclusivamente vegetariana. En la actualidad existen ya en toda la Tierra muchos millones de hombres y mujeres vegetarianos (cuya alimentación se encuentra constituída únicamente por vegetales) y que, con una dieta vegetariana equilibrada, cozan de muy buena salud -e, inclusive, su salud parecer ser mucho mejor que la de aquellos en cuya dieta está la carne animal.

          ¿Lograrán esta cultura vegetariana imponerse en el Mundo?... Y... ¿Llegará un día en que toda la humanidad sea vegetariana?

          Probablemente, con el transcurso del tiempo, la respuesta resulte afirmativa. De todos modos, mientras esto no ocurra, seguramente será obligación del Estado (nacional, provincial y municipal) para que la carne que se consuma sea apta, desde el punto de vista sanitario, y para que se termine con las torturas y sufrimientos evitables de que son víctima los animales que van a ser sacrificados.

          A tal efecto, la centralización del sacrificio de animales en un lugar único y controlado (mataderos) puede ser un paso positivo en ese sentido.

          Pero en la localidad de Palo Santo,  NO HAY MATADERO... o, mejor dicho,.. existía uno, que fue “clausurado” hace años. Más, las condiciones en que se encontraba el mismo eran realmente lamentables...

          Muchos de los residuos terminaban siendo arrastrados por el agua y la lluvia hacia una laguna, y de esta laguna, simultáneamente, sacaban agua hasta para consumo humano algunos vecinos que viven en los alrededores... Las condiciones de higiene eran terriblemente malas. La insalubridad, total y absoluta... Allí vagabundeaban igualmente numerosos perros y, según viejos vecinos, a través de los años, cuando su número se incrementaba “demasiado”, en varias oportunidades se les arrojó veneno, “parea que dejaran de molestar”... En fin,... era algo así como una de las más crueles sucursales del infierno...

          Pero, por lo menos hasta fines del año 2.005, y desde la fecha en que se clausuró el viejo matadero, se sacrifican los animales “en cualquier lugar”.

          Por supuesto, control bromatológico pareciera no existir ninguno. Ni tampoco se controla el cumplimiento de las normas que prohíben el maltrato de animales... Se dice, por ejemplo, que no hace mucho tiempo, en algún lugar de Palo Santo, se cometió el acto de BARBARIE de tener una vaca atada “al sol”, sin ningún tipo de sombra y sin agua y sin comida, durante más de dos días, hasta que recién  al tercer día fue sacrificada.

          De este modo observamos cómo, mientras en Naciones altamente evolucionadas se está proyectando PROHIBIR los viajes de animales en “vehículos jaula” que tengan más de ocho horas de duración, para evitar a los animales el “estrés” y sufrimientos –que consideran crueles-, aquí desgraciadamente podemos contemplar que, si bien la mayoría de los carniceros son excelentes personas y actúan correctamente, también, en algunos casos, la falta absoluta de control puede llegar a permitir verdaderas “barbaridades”.

          Significará esto que estamos ingresando al “Primer Mundo”... o significará más bien que estamos retrocediendo a épocas anteriores al Paleolítico?...

          Para evitar éstas y tantas situaciones de características parecidas... y para proteger la salud y la vida humanas tan seriamente comprometidas en esta circunstancia, la Asociación “P.U.M.HA.” entiende que es de URGENTE NECESIDAD la construcción (o la terminación y puesta en funcionamiento) de un nuevo Matadero, de acuerdo a las pautas más modernas existentes en la materia y con efectivos controles que garanticen no solamente la aptitud para consumo de las carnes que de allí provengan, sino también una conducta de acuerdo a normas civilizadas sobre los animales que allí sean faenados.

          

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
achicar | agrandar

busy
 

Encuesta

¿Cómo Contribuyes Tú en el Cuidado del Medio Ambiente?